Llegada a casa de un cachorro

El verano y tu mascota:

Se acerca el verano y con él, el esperado y a la vez temido calor, sobre todo para nuestras mascotas. Los animales son igual de sensibles que los humanos al calor y a la deshidratación. Sin embargo, no tienen las mismas capacidades de sudoración, por lo que tienen más dificultades para regular su temperatura corporal (39,8°C y 39,4°C). Respiran más rápido, y por la boca producen vasodilatacion periférica, pero cuando estas estrategias no bastan, puede sobrevenir en un golpe de calor. Es importante actuar rápido ya que si la temperatura de nuestro fiel amigo se eleva demasiado pueden aparecer fenómenos de coagulación intravesicular diseminada, insuficiencia renal, edema faringeo, coma, y finalmente, muerte. La clave es cuidarlos siguiendo la rutina de siempre, pero tomando algunos cuidados en particular, como proveerlos de agua fresca y de un lugar fresco y cómodo para que no sufran las consecuencias de las altas temperaturas.

Algunos de los consejos y recomendaciones que desde Yorky’s planteamos para evitar que nuestro perro sufra en los meses más calurosos son los siguientes:

  • No salir a pasear con tu perro durante las horas de más calor (entre las 11h y las 16h de la tarde). Los paseos deben realizarse por la mañana temprano o al anochecer, y aun así, asegurarse que durante los paseos se cuenta con provisiones suficientes de agua fresca. Evita que haga ejercicio (excesivo) los días más calurosos.
  • Recorta el pelo de tu mascota. Es aconsejable recortarlo pero sin dejárselo demasiado corto ya que el pelo le protege de inclemencias climatográficas.
  • No dejes a tu perro encerrado en el coche. Es la causa de que un gran número de animales mueran en verano. En caso de que se trate de un viaje, procura que el coche esté bien ventilado, llevar toallas húmedas y agua de sobra por si tu mascota necesita refrescarse y realizar paradas.
  • Refresca e hidrata constantemente a tu mascota. Mójale la cabeza y el cuello con agua si está pasando calor y asegúrate que disponga de agua fresca a su alcance (procura renovar el agua a menudo para que no se caliente).
  • No darle de comer alimentos pesados ni fuera de su dieta y procurar alimentar a tu perro durante las horas menos calurosas del día, le ayudarás a hacer mejor la digestión.